Debido a esta situación excepcional, todas las empresas de Grup mh hemos adaptado nuestra actividad para seguir ofreciendo el mejor servicio, siempre tomando las medidas sanitarias recomendadas para garantizar la seguridad de nuestros Clientes y trabajadores.

Combatir el coronavirus con la ionización bipolar

En la actualidad combatir el coronavirus se ha convertido en el objetivo primordial de todas las sociedades del mundo. Por esta razón, las innovaciones científicas y tecnológicas han estado orientadas a reducir los riesgos de contagio ante la pandemia mundial por el COVID-19.

Este es el caso de la tecnología de ionización bipolar, cuyo objetivo es mejorar la calidad del aire en diferentes estancias. Es capaz de desactivar cualquier tipo de partículas y sustancias perjudiciales para la salud, como mohos, bacterias y virus que circulan por el aire.

¿Qué es la ionización bipolar?

La ionización bipolar es una tecnología que utiliza la liberación de átomos cargados, capaces de adherirse a partículas y sustancias perjudiciales para el sistema inmunológico. Por ejemplo a bacterias y virus, que circulan por el aire, desactivándolas y evitando que alcancen a las personas, por lo que resulta uno de los métodos probados más efectivos para combatir el coronavirus.

Esta tecnología tuvo su aparición por primera vez en la década de los 70 del siglo pasado, en Estados Unidos. Fue elaborada para controlar y combatir los patógenos propios de la elaboración de alimentos de base animal, y demás prácticas industriales que afectan los ecosistemas, causando diversas enfermedades.

La ionización bipolar se integra en los sistemas HVAC, y funciona mediante la captación de moléculas de oxígeno. Éstas moléculas son convertidas en átomos cargados, cuya función es atacar las micropartículas y desactivar las sustancias nocivas, entre ellos los virus como el COVID-19.

Combatir el coronavirus es cuidar la calidad del aire

Las más recientes investigaciones sobre el COVID-19 y sus canales de contagio, han comprobado que el virus puede permanecer en el aire durante horas. Siendo posible, por tanto, la transmisión sin la necesidad de contacto directo con personas u objetos, lo cual agrava la situación pandémica.

Los especialistas consideran que la forma más segura de prevenir los contagios es cuidar la calidad del aire y utilizar los mecanismos tecnológicos para purificarlo de las partículas del virus que circulan en el ambiente. Por ello, se ha comenzado a implementar la mejora de la ventilación con la tecnología de ionización bipolar.

En este sentido, la ionización bipolar ha ayudado a frenar la curva de contagios, ya que mejora en gran medida la calidad del aire, desactivando el cuerpo del virus que se incorpora en las partículas de saliva y polvo, los cuales resultan canales perfectos para el contacto con personas.

Ya esta medida de seguridad de purificación del aire con la tecnología de ionización bipolar, fue aplicada con éxito en el brote del virus SARS en 2004, y ahora está siendo aplicada con eficacia en la actual pandemia por el COVID-19.

Empleo efectivo de la ionización bipolar

Actualmente, grandes edificios en Estados Unidos y Europa han comenzado a aplicar esta tecnología para combatir el coronavirus. Centros hospitalarios tales como Johns Hopkins, Children’s y Hospital Boston en el país norteamericano, han alcanzado grandes resultados.

Si desea conocer más acerca de los sistemas de ionización bipolar no dude en consultar nuestras soluciones de calidad del aire.

Compartir:

Comments are closed.

Suscríbase a nuestro newsletter




Su suscripción se ha realizado correctamente.